El vestuario de la Reina Blanca en Gambito de Dama

Fascinante es la palabra que me brota para describir el vestuario de la serie Gambito de Dama. Releo este post y me doy cuenta de que me ha quedado cargado de adjetivos que me evidencian rendida al trabajo de la responsable de este trabajo, Gabriel Binder.

El vestuario lo luce a la perfección la joven actriz Anya Taylor Joy y permite recrear una trama que se desarrolla, en Estados Unidos durante los años 60 y en torno al mundo del Ajedrez.

Quizá ya hayas visto la miniserie que de manera tan magnífica contextualiza la época que evoca y que consigue incluso que hasta el tono y luminosidad general del film nos traigan a la memoria la característica filmografía de aquellos momentos.

Resulta especialmente atractivo que trate un tema diferente, el de los ajedrecistas (no muy habitual en el cine) y que a la vez se entrelacen muchos subtemas como la tenacidad, el esfuerzo, las dificultades, las adicciones, la amistad, la inteligencia, el apoyo familiar, la competición… y todo ello en un mundo muy masculino. A la Preciosa protagonista, la envuelven todas estas luces y sombras con el telón de fondo del Ajedrez. La propia Beth Harmon nos muestra una apariencia novedosa, fresca y original a la que resulta difícil resistirse.

Si no la has visto, te la recomiendo. Te aseguro que verás una miniserie de siete capítulos, distinta y sólida… y por supuesto repleta de moda. No es una historia real, sino basada en la novela de Walter Trenvis de 1983 y que la estilista Gabriel Binder viste a la perfección a su protagonista.

Binder ha revelado que los diseños lucidos por nuestra ajedrecista Beth Harmon en muchos casos son modelos vintage que ha recuperado y en otros, creaciones propias en los que recrea las tendencias de la época ¡y que yo vestiría gustosa hoy!:

  • Abrigos Estructurados
  • Vestidos minimalistas (alguno con inspiración en Pierre Cardin)
  • Cuellos Bobo (de plena actualidad)
  • Zapatos planos y elegantes
  • Pañuelos
  • Blusas fluidas
  • Bandanas y pañuelos en el pelo
  • Gorros
  • Jeans tobilleros
  • Leggins
  • Jersey cuello de cisne
  • Mucho estampado de cuadros (como homenaje al tablero de ajedrez): lo podemos ver en varios abrigos, en un bañador, en un vestido-pichi, en una blusa de manga corta…
  • Tejido de tweed
  • Tonos neutros compatibles con la melena pelirroja de Beth y con los decorados oscuros y estampados de inspiración sesentera: gris, blanco, negro, marrón y en muchos casos la combinación del blanco y negro como otro guiño al tablero de  ajedrez.

La responsable de vestir a Beth Harmon acierta inspirándose en los rasgos característicos de los jugadores de ajedrez y en talentos femeninos no convencionales (como lo es la propia Beth). Logra que los estilismos que luce la protagonista se ajusten a la perfección no solo a la fisonomía de Anye-Beth, sino también a su marcado carácter “outsider”, de persona interesante que hace las cosas a su manera.

La evolución del personaje a medida que pasan los años coincide con la evolución de su madurez, seguridad y reafirmación personal: y la ropa que lleva puesta evoluciona con ella, incorporando un toque genial de glamour. No en vano la competitiva Beth apuesta habitualmente por el estampado de cuadros, que como Gabriel Binder dice es una apuesta estética arriesgada: de ganar o perder, como en el ajedrez (riesgo que no produce de manera tan intensa un estampado floral, que es una apuesta más segura).

Los modelos de la serie están resultando una auténtica revelación estética que está cosechando infinitos éxitos, tanto es así que el museo estadounidense Brooklyn Museum ha tenido una exposición virtual dedicada a ellos hasta el pasado 13 de diciembre de 2020, pero que acabo de comprobar que sigue activa en: www.thequeenandthecrown.com. Te recomiendo echarle un vistazo y saborear los detalles de las piezas con, las fotos, los vídeos y recorridos de 360º que permite la visita.

Solo me queda preguntarte si apoyas la propuesta de Gabriel Binder al Premio de Cine Alemán por Mejor Vestuario: yo digo incondicionalmente, SÍIIIIIIIIIIIIIIIIIII. Y no me resisto a preguntarte si te atreverías a lucir los outfits de Beth… ¡Cuéntame y no dudes en ponerte Preciosa hoy!

Definitivamente con la ayuda de su envidiable vestidor, Beth Harmon es la Reina Blanca, la Reina del Tablero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *