Historia del bolso

¡Hola de nuevo! ¿Te has preguntado alguna vez por qué llevamos bolsos? ¿Y por qué nos encantan?

Te contaré alguna curiosidad para responder a lo primero, porque lo segundo me temo que sigue siendo un enigma. Aunque me atrevería a decir que nos gusta que un objeto útil y cotidiano, sea lo más bonito posible y afín a nuestro estilo ¿opinas lo mismo?

Se han encontrado pinturas que muestran que en el antiguo Egipto (3150 A.C.-30 D.C.) los hombres portaban unas bolsas a la cintura. Probablemente para llevar las presas cazadas o las semillas a las plantaciones.

Pero el bolso femenino, como hoy lo conocemos tiene un origen más cercano:

  • En el siglo XVI las bolsitas de cuero con cordón para llevar las monedas comenzaron a guardarse y atarse debajo de las faldas y vestidos. Se trata de los primeros bolsillos en las prendas de vestir. Estas bolsitas fueron utilizadas por hombres y mujeres.
  • En el siglo XVIII se imponen ropas más sencillas, naturales y siluetas más marcadas, por lo que se dificulta esconder las bolsitas en los escotes, mangas o entre la falda y es por ello que aparecen los “retículos”, “indispensables” (término que me gusta especialmente) o “balandranes”.

A partir de este momento los indispensables, además de su utilidad, se convierten en símbolo del estatus social de las damas en función de la cantidad y calidad de adornos que exhiban sus telas.

Las casacas de los hombres en esta época, incluyen un sinfín de bolsillos, pero para nosotras los bolsos se consolidan como complementos indispensables a la vestimenta. Los primeros se atan con cintas al talle, bajo el pecho.

Y desde entonces hasta nuestros días, el bolso constituye un complemento femenino que no hemos dejado de usar a pesar de la incorporación de bolsillos en muchas prendas femeninas.

Pues aquí tienes el motivo de una de nuestras perdiciones… sin duda, la utilidad ¿verdad?

6 Respuestas a “Historia del bolso”

  1. Me encanta conocer estos detalles, apuesto a que las mujeres de aquella época no se imaginaban la cantidad de cosas dispares que se llevan hoy en día en los bolsos, jajaja.
    Siempre es interesante parar un momento y mirar hacia atrás. Gracias,

  2. Me encanta, es la primera vez que descubro la historia del bolso también contada y también explicada. Sigue luchando por tus ilusiones porque te va a ir todo súper bien. Ana qué me pongo dice:

    Me encanta, es la primera vez que descubro la historia del bolso también contada y también explicada.

    Sigue luchando por tus ilusiones porque te va a ir todo súper bien.

    Ana qué me pongo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *